fbpx

¿Cómo mides el rendimiento de tu taller?

¿Cómo mides el rendimiento de tu taller?

Por Gustavo Huicochea Hernández. Reevo.

Una plática recurrente con los clientes es acerca de la importancia de establecer los objetivos del taller y medir su desempeño. Muchas veces hemos escuchado la frase que dice “lo que no se mide no se puede mejorar”, sin embargo, parece que la mayoría de los responsables del taller no entienden claramente su aplicación, por lo que dedicamos este artículo a explicar por qué todo taller debe integrar un objetivo de eficiencia y su medición en su estrategia de mejora.

Establecer un objetivo en la eficiencia del taller es como saber cuántos kilómetros por litro debe de rendir un vehículo, si no tuviéramos este dato, difícilmente sabríamos si el vehículo funciona correctamente a menos que presente una falla evidente. En los negocios, ocurre exactamente lo mismo. Muchas empresas han trabajado a lo largo de los años generando dinero en mayor o menor medida, sin embargo, al no saber cuánto deberían generar, el estado actual del negocio se resume en “ahí va” o “me da para vivir”.

Esto normalmente no da problema alguno para los dueños, ya que, al no tener expectativas, con que sobre dinero al final del mes todo está bien, pero ¿qué pasa cuando queremos mejorar el negocio o nos vemos en aprietos debido a condiciones externas?

Preguntas como ¿qué parte es la que genera más? ¿qué puedo hacer para reducir costos? ¿quiénes aportan menos? ¿En qué debo invertir para ganar más dinero? ¿cuánto más puedo generar? empiezan a formularse y nadie tiene una respuesta.

Estas respuestas son fáciles de contestar si tenemos el objetivo de eficiencia en mente y hemos generado datos sobre el rendimiento del taller, sin embargo, si no se tienen, el taller tiende a tomar decisiones poco informadas que se resumen en recorte de personal, invertir en equipo y herramienta que se piensa que es necesario o incluso contratar a más personas para que nos ayuden, sin saber si el equipo de trabajo que ya tenemos está alcanzando sus objetivos o si pondremos a la persona de apoyo en el lugar correcto para que genere más.

Empecemos a resolver el problema estableciendo el objetivo de eficiencia.

Demos por hecho que cada trabajador puede generar 48 horas semanales si su esfuerzo se enfocara al 100%, sin embargo, un trabajador promedio tiene una eficiencia del 80% en los mejores casos. Con esto tenemos un valor de 38.4 horas a la semana que sería el valor equivalente al rendimiento de combustible que los fabricantes mencionan para los autos. Ahora, si tenemos este valor de referencia, podemos medir el nivel de cumplimiento de cada trabajador y del taller, midiendo el tiempo efectivo del personal operativo, que es el que se vende a los clientes.

Con esto tenemos nuestro valor ideal de 38.4 horas semanales por trabajador y con respecto a eso podemos medir y definir qué tan cerca o lejos estamos del objetivo para empezar a analizar el por qué.

Es labor del gerente de servicio analizar estos datos para determinar dónde se deben de invertir los esfuerzos o recursos, si el trabajo se está realizando de forma balanceada o si hay áreas que requieren más apoyo para agilizar el flujo de trabajo. Sin esta información, se tomarían decisiones que podrían resolver el problema parcialmente o complicarlo, lo que impediría que el negocio pudiera mejorar o tomar medidas en una situación donde requiera optimizar costos.

ENCUESTA
¿Tiene claro el objetivo de eficiencia y mide el rendimiento de su taller? Participe AQUÍ.

En Reevo implementamos un sistema de administración basado en estos objetivos de rendimiento y eficiencia del negocio, con el cual podrá tomar decisiones inteligentes para mejorar el futuro de su negocio. Contáctenos.

Reevo

Tablero de sombras

Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar

Uno de los temas más relevantes para la gestión del taller es el desperdicio o pérdida de tiempo y recursos, en este artículo hablaremos de este tema y como se relaciona el orden y limpieza en el manejo de herramientas así como una de las herramientas más importantes para su manejo.

La falta de cultura en 5 s´ dentro del ambiente laboral trae como consecuencia demoras por mala  ubicación de herramientas colectivas dentro del taller, así como pérdidas por descuidos y olvidos en lugares no apropiados. Con la falta de equipo de trabajo, el técnico tiene  la necesidad de  realizar trabajos con la herramienta más próxima o alguna que se adecue al proceso, sin embargo, esto representa riesgos al personal y pérdida de tiempo, sin mencionar el posible daño a la parte en reparación.

Con herramienta perdida, técnicos buscándola por todo el taller y elementos dañados por uso de herramientas inadecuadas podemos perder tiempo valioso que repercute directamente en la rentabilidad del taller ya sea cuando el técnico realice una acción correctiva por falta de herramienta en lugar de hacer el servicio normal o por la necesidad de comprar herramienta extraviada.

Con una visión enfocada a la reduccion de tiempo y contratiempos usaremos las herramientas LEAN para mejorar la cultura dentro de un taller. En esta ocasión hablaremos de los tableros de sombras.

Tableros de sombras

Los tableros de sombras son una de las herramientas LEAN más útiles en el taller para el acomodo y gestión de las herramientas. Están diseñados bajo la filosofía de 5s´, específicamente la segunda que es SEITON (Organización o poner en orden).

El foco de esta herramienta es que cualquier persona pueda encontrar las herramientas, materiales y/o suministros que necesita, y cualquiera pueda regresarlos a su lugar asignado. Un segundo enfoque es que las herramientas siempre estén disponibles.

Un tablero de sombras es, como su nombre lo dice, un tablero que tiene las siluetas de las herramientas que deben ser colocadas en ese lugar y puede integrar:

  • Colores
  • Nombres o descripción
  • Nombre del técnico a quien están asignadas
  • Entre muchas otras cosas.

Una variante de la misma herramienta es la espuma de sombras que marca en espuma la silueta y permite que se coloquen elementos con una menor posibilidad de juego o maltrato.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los tableros de sombras deben considerar ciertos criterios, cómo agrupar los elementos que se usan en conjunto (Ej. Taladros y brocas, dado para bujías y calibradores, etc.) Y estar bien ubicados dentro del taller considerando la cercanía con las estaciones de trabajo, dependiendo si la herramienta está asignada a un técnico o es de uso colectivo.

En este segundo caso, un punto céntrico dentro del taller es el ideal, para que todo el personal tenga acceso. Bajo este principio de uso colectivo Reevo desarrolla un concepto de gestión donde el técnico que toma una herramienta coloca una tarjeta con su nombre, identificando en el tablero quién la tomó, ya que en caso de alguna urgencia se puede saber quién cuenta en ese momento con la herramienta.

Existen grandes beneficios en el uso de tableros de sombras como:

  • Menor tiempo de búsqueda de aquello que nos hace falta
  • Mejor organización e identificación de herramienta
  • Mayor satisfacción del personal por integrar buenas prácticas
  • Menor necesidad de controles de stock y producción
  • Facilita el transporte interno, el control y la ejecución del trabajo en el plazo previsto
  • Evita la compra de materiales y componentes innecesarios
  • Aumenta el retorno de capital
  • Aumenta la productividad de las máquinas y personas
  • Provoca una mayor racionalización del trabajo, menor cansancio físico y mental
  • Entre otras

Reevo ofrece manuales y asesorías en temas de gestión del taller incluyendo la implementación de herramientas LEAN. ¡Contáctenos!.

AAP – Reevo

loading