fbpx

Diferenciación en procesos

Más que un taller

Diferenciación en procesos

Por Gustavo Huicochea Hernández. Reevo.

“El cómo, si importa”

Los procesos son la forma en cómo hacen las cosas dentro de una empresa, y en muchos casos, lo que la hace totalmente diferente a la competencia. Muchas empresas se centran en proteger sus procesos de manera que permanezcan ocultos, sin embargo, hemos entendido que algunos de ellos merecen compartirse con los clientes como factor de diferenciación.

Hacer conscientes a sus clientes sobre cómo se hacen las cosas los hace cómplices de cada parte del trabajo, haciéndoles notar los detalles que probablemente pasarían desapercibidos de no mencionarlos.

¿Qué, quién, para qué, dónde, cómo y cuándo?

Son algunas preguntas que podemos responder y presumir a nuestros clientes para hacerlos ver más allá de la entrega y recepción del vehículo. ¿Quién recibe su vehículo? ¿Porqué es la persona ideal? ¿Qué pasa después? ¿Cómo hacemos el trabajo? ¿Dónde haremos el trabajo? ¿Por qué cuidamos ciertos detalles? ¿Qué ventajas representa para nuestros clientes que lo hagamos así? Incluso, podemos destacar nuestras diferencias ante los demás con argumentos como: “En vez de utilizar… como la competencia, hacemos uso de productos…”.

El trabajo detrás de cada mantenimiento o reparación merece ser explicado en detalle, y si lo hacemos mejor o diferente a los demás, ¿por qué no presumirlo? Si bien, probablemente la competencia quiera copiar algunos de ellos, seríamos ingenuos al pensar que es tan fácil, ya que, un proceso va más allá de una idea, requiere un equipo de trabajo y una cultura organizacional enfocada que permita su implementación. Al final, quien copie, siempre será el segundo en hacerlo.

Un proceso diferente hace que los criterios bajo los cuales evalúa el cliente nuestro trabajo sean distintos, tal y como una pieza artesanal es más cara a una de serie, un trabajo realizado bajo procesos que valore el cliente deja de ser algo común que cualquiera pueda negociar en términos de precio.

ENCUESTA
¿Cuentas con procesos definidos en tu empresa? Participa AQUÍ

En Reevo diseñamos procesos y recursos que les harán promoción para atraer al tipo de clientes que valoren el cómo lo hacemos. Contáctenos.

Servicio de frenos

Por Gustavo Huicochea Hernández. Reevo.

Los servicios de frenos son de los más recurrentes en el taller debido a que es de los sistemas más expuestos, pudiendo presentar desperfectos que se originan en su operación o una duración muy variada de los elementos de fricción, dependiendo del vehículo, del estilo de conducción y del uso, pudiendo durar entre 15,000 y 80,000 km.

Normalmente su inspección se lleva a cabo junto con inspecciones rutinarias durante otras tareas que implican el desmontaje de las ruedas (alineación, balanceo, rotación de ruedas, entre otras) o de manera específica en los vehículos más modernos cuando un indicador eléctrico de desgaste se enciende cuando el material de fricción se encuentra por debajo de un grosor determinado. Sin embargo, los clientes pueden ingresar el vehículo al taller por problemas específicos como ruido, demasiada distancia de frenado, indicadores en el tablero u otros que no necesariamente indican el final de la vida útil de los elementos.

Para estos casos es necesario verificar todos los componentes a fin de identificar aquél que esté causando el problema y diera indicios de otros síntomas de daño en el sistema.

Para asegurar un servicio de frenos efectivo es necesario seguir los siguientes pasos:

  • DESMONTAR las ruedas para identificar los componentes del sistema de frenos.
  • LIMPIAR los elementos con limpiador para frenos.
  • VERIFICAR un armado correcto.
  • COMPROBAR el nivel y limpieza del líquido de frenos.
  • COMPROBAR si hay fugas en el cilindro maestro o tuberías.
  • REMPLAZAR cualquier manguera agrietada, hinchada o con fugas.
  • INSPECCIONAR el rotor en busca de desviación lateral, paralelismo y especificación de espesor mínimo.
  • COMPARAR con las especificaciones del fabricante para tambores y discos. SI no cumplen con las especificaciones, reemplácelos.
  • ASENTAR los elementos de fricción con una lija de grano 120 a 150 para alisar las superficies en contacto.
  • LIMPIAR los elementos con limpiador para frenos.
  • ARMAR nuevamente los componentes.
  • VERIFICAR un ajuste adecuado del rodamiento de la rueda y el torque de la tuerca de la rueda.
  • EXAMINAR y ajustar el freno de estacionamiento.
  • RESOLVER cualquier código de falla del sistema ABS.
  • PURGAR todas las líneas.

La acumulación de óxido, así como la falta de limpieza y lubricación adecuada de los componentes durante el servicio de frenos ha demostrado ser una de las principales causas del ruido de los frenos, el desgaste prematuro y una distancia mayor de frenado. Para evitar esto se recomienda una limpieza y lubricación meticulosas de todos los soportes y puntos de montaje. Esto permitirá el movimiento adecuado de los componentes para garantizar el máximo rendimiento de los frenos y la satisfacción del cliente.

Si es necesario remplazar cualquier componente recomendamos:

  • DESARMAR todos los componentes del sistema de frenos.
  • USAR un cepillo de alambre o chorro de arena / perla para eliminar el óxido de los soportes / guías de la pinza.
  • REMPLAZAR el hardware de fijación (Clavos, resortes, etc.).
  • LAVAR discos o tambores (incluso los nuevos) con jabón, agua caliente y un cepillo de limpieza para eliminar los aceites y las partículas finas para evitar ruidos y maximizar el frenado.
  • LUBRICAR los puntos de contacto “Metal con metal” (soportes entre guías / guías y almohadillas) con lubricante de alta temperatura de bisulfuro de molibdeno, comúnmente llamado “Moly Lube”.
  • LUBRICAR los puntos de fricción de “Metal a caucho” (pasadores de guía a las botas) con lubricante de silicona de alta temperatura o lubricante de Moly aprobado.
  • LUBRICAR la almohadilla al área de contacto del pistón de cualquier almohadilla que tenga una cuña incorporada (almohadilla de disco interna).

PRECAUCIÓN

NO lubrique ni aplique ningún compuesto en las placas de soporte de pastillas con tratamientos anti ruido de fábrica.

  • UTILIZAR pastillas de freno de calidad superior.
  • UTILIZAR rotores de calidad superior.

Pruebe el vehículo en ruta y realice el procedimiento de rodaje (pulido) para asentar los elementos de fricción:

REALIZAR aproximadamente 20 “Paradas completas” desde 50 km/h o 20 “Reducciones de velocidad lentas” desde 80 km/h hasta 30 km/h con una presión de ligera a moderada en el pedal.

PRECAUCIÓN

Permita que los frenos se enfríen 30 segundos entre frenadas.

Explique a los clientes el procedimiento para continuar con el pulido evitando el frenado agresivo durante los próximos días.

Los servicios de frenos pueden ser el punto de partida para una relación prolongada con el cliente. No deje ir la oportunidad de brindar soluciones que lo diferencien de la competencia.

En Reevo nos ocupamos de integrar estas buenas prácticas en los procesos de servicio de su taller de manera que sean parte de cada servicio que ofrezca a sus clientes. Permítanos ayudarle a mejorar la rentabilidad de su taller a través de la satisfacción del cliente. ¡Contáctenos!.

El valor de los procedimientos en el taller

Un procedimiento es el modo en que se ejecuta una tarea o acción y tiene su valor cuando se documenta la mejor forma conocida de hacer una actividad con fines de conservar ese conocimiento, transmitirlo y mejorarlo para incrementar la productividad y calidad. En el taller existen diversas actividades que se llevan a cabo de manera repetitiva y que forman parte del conocimiento de algunos de los que ahí trabajan, sin embargo, requerimos que ese conocimiento sea comunicado a todos para elevar el nivel del taller y el mismo no dependa solo de algunas personas. Por otro lado, debemos ser conscientes de que las personas con más experiencia no siempre estarán ahí para transmitir su conocimiento, el cual se perderá si no es documentado correctamente.

¿Cuánto detalle se debe incluir en nuestros procedimientos?

El nivel de detalle de los procedimientos dependerá de la tarea en cuestión. Las tareas más simples como revisar los niveles de aceite pueden describirse en pasos breves mientras que las tareas que involucran a varias personas, pasos de seguridad adicionales o personal calificado requerirán más detalles escritos en el procedimiento. Por ejemplo, cuando se utiliza equipo de succión de aceite, se deben integrar los pasos específicos para la correcta operación de la máquina.

Algunos tipos de contenido en un procedimiento son:

  • Nombre de la actividad
  • Dificultad de la tarea
  • Tiempo estimado
  • Seguridad y equipo de protección
  • Responsabilidades
  • Herramienta necesaria
  • Pasos
    • Advertencias y precauciones
    • Listas de verificación
    • Notas
  • Diagrama de flujo
  • Ayudas visuales
    • Puntos que verificar
    • Puntos que evitar
  • Entre otros

Además, se deben establecer los parámetros para detectar condiciones, por ejemplo, cuándo se necesita un reemplazo en función del estado de una bujía, el espesor de un disco o balatas o la obstrucción de un filtro. Proporcionar detalles específicos sobre la forma en que se mide o los valores mínimos o máximos ayudará.

Una buena práctica es utilizar “lecciones de un paso” o LUP´s las cuáles son fichas que resumen los procedimientos con los puntos más importantes, siendo una referencia visual para el personal que ya conoce los detalles, sin embargo, no representa un sustituto del procedimiento en detalle.

¿Cuál es el mejor formato?

Al desarrollar el procedimiento debe recordar que son para mejorar la productividad y calidad por lo que deberá ajustar su presupuesto y procesos para potenciar estos resultados en su taller. Algunos talleres pueden usar procedimientos impresos, mientras que los más grandes pueden requerir pantallas y/o tabletas donde venga la información requerida e incluso puedan registrar información capturando texto y fotos. Todo dependerá de los resultados que quiera lograr y el presupuesto disponible.

Registro de información

Los procedimientos no solo sirven para dar información, sino también pueden agilizar su registro para un análisis posterior o la elaboración de un reporte por lo que en ocasiones incluyen formatos de registro o listas de verificación adjuntas que ayudan a que no se omita ningún punto. Al seleccionar un sistema de registro, tenga en cuenta aspectos como la documentación, el análisis y la facilidad de uso. Muchos talleres pueden lograr suficiente documentación de información mediante la utilización de un formato predeterminado que se imprime y suministra al personal para verificar, registrar, solicitar cambios o recursos, entre otros. Estos registros pueden incluirse en el reporte o no.

Los sistemas avanzados que implementan dispositivos portátiles brindan a los usuarios numerosas opciones para ingresar datos, archivar y analizar los resultados. Los registros se pueden configurar para generar órdenes de compra, solicitudes de cambio en el alcance del trabajo o recopilar información importante para el taller. La tendencia de los datos es otro beneficio, ya que puede registrar tipos de aceite, refacciones utilizadas, tiempos de ejecución de cada trabajo y comentarios como parte de la información que puede servir para la mejora de los mismos procesos y procedimientos.

Por supuesto, un taller puede comenzar con procedimientos y registros de papel, pero luego verá la necesidad de un sistema más avanzado para incrementar su productividad. Incluir detalles adicionales en sus procedimientos generalmente conducirá a un menor tiempo de inactividad y la detección oportuna de problemas importantes.

Actualización

Siempre se puede mejorar. Los procedimientos son documentos que requieren actualización constante y estas dependerán de la herramienta con la que se cuente, la experiencia del técnico que lo ejecuta, las nuevas tecnologías, entre otras variables, por lo que, es recomendable hacer una revisión cada año asegurándose de que sigan siendo vigentes. Al revisar un procedimiento podemos preguntarnos:

  • ¿Qué se puede hacer mejor?
  • ¿Cómo se puede hacer más rápido, seguro o cómodo?
  • ¿Qué hemos aprendido que no está en el documento actual?
  • ¿Tenemos nuevas herramientas que faciliten el trabajo?

Un procedimiento documentado sirve para que las actividades en el taller se hagan siempre de la misma manera, preferentemente, la mejor.

En Reevo le damos soporte con la elaboración de procedimientos para todas las tareas del taller bajo los más altos estándares, así como en la generación de lecciones de un punto que son herramienta fundamental en la mejora de la ejecución de las tareas. ¡Contáctenos!.

Reevo

loading