Qué considerar antes de volverme socio en un taller

Por Gustavo Huicochea Hernández. Reevo.

Invertir en una empresa que ya está funcionando puede ser una gran idea que nos da la posibilidad de ingresar al ramo y crecer rápidamente aprovechando el trabajo previo de una empresa que probablemente solo requiera algunos ajustes para funcionar mejor, sin embargo, existen algunos factores por evaluar, ya que, si bien puede parecer una buena idea, nos podemos encontrar con barreras que pondrán en riesgo el acuerdo y nuestra inversión.

Invertir en un taller que ya está en funcionamiento puede ser atractivo para un inversionista, ya que en ocasiones el negocio cuenta con una buena ubicación, está posicionado en el mercado y tiene experiencia en el ramo que nos permitirá ahorrarnos parte del camino y tener beneficios en menor tiempo, sin embargo, antes de tomar una decisión es necesario considerar algunos factores de los cuales puede depender el éxito o fracaso de esta inversión.

“Cuentas claras y amistades largas”

Cuando pensamos en asociarnos con alguna persona que ya cuenta con un taller, es necesario identificar claramente cuánto es su patrimonio y cómo vamos a aportar a la empresa, ya sea con capital o conocimiento, este debe ser valuado y acordado por ambas partes, ya que este análisis nos permitirá evaluar el porcentaje de acciones que podemos negociar. Además de esto, requerimos informarnos acerca de las deudas y cuentas por cobrar que se tengan, ya que esto nos ayudará a saber si estamos invirtiendo en un negocio sano o no.

La operación

Si hemos considerado invertir en un negocio que ya está funcionando, probablemente hayamos visto algo positivo en él, sin embargo, antes de tomar una decisión es necesario que analicemos con mayor detalle la operación. Para esto puede bastar estar una semana en las instalaciones y ver cómo se comporta el negocio. Es necesario identificar las áreas de oportunidad y las fortalezas con las que cuenta, ya que será una guía para entender en que se debe invertir para tener los resultados esperados.

La cultura

Las empresas que tienen tiempo trabajando han desarrollado una cultura interna que las ha llevado a donde están, sin embargo, también las ha mantenido en donde están. Es importante identificar si esta cultura está alineada con lo que esperamos de la empresa y si sería un problema querer cambiarla. Si es así, podríamos estar invirtiendo en algo que no podemos modificar y será un riesgo que tendremos que asumir.

El plan

Definido lo anterior, es hora de acordar lo que pasará. Con un nuevo socio deberá considerarse en qué se utilizarán los recursos que aporta, ya sean económicos o intelectuales. ¿Se comprará equipo nuevo? ¿se usará para pagar deuda? ¿se contratará más personal? ¿el nuevo socio trabajará en la empresa o solo aportará capital? ¿cuál será su posición y salario?

Es importante definir todo esto, ya que en caso contrario la sociedad podría romperse en malos términos por no tener clara la participación de cada persona.

Invertir en un taller que ya está funcionando puede ser una gran idea, sin embargo, es necesario analizar los puntos mencionados para que la relación e inversión sean saludables. En ocasiones, el inversionista cuenta con experiencia en el ramo, en otras no. Si es así, es necesario acudir con un especialista para evaluar cada una de las áreas mencionadas y asegurarse de que el acuerdo presente beneficios para el taller e inversionista.

ENCUESTA
¿Invertiría en un taller que ya está funcionando? Participe AQUÍ

En Reevo contamos con servicios de consultoría en donde podemos evaluar acuerdos de sociedad y planes de acción sobre talleres que ya se encuentran operando para que pueda conseguir mayores beneficios de su inversión. Contáctenos.

Reevo

¡Implemenando mejoras en empresas de servicio automotriz desde 2012!
Órdenes de servicio y contratos de adhesión
PREVIOUS POST
Servicio a domicilio
NEXT POST

Deja un comentario