Precaución, chalán en entrenamiento

Por Gustavo Huicochea Hernández. Reevo.

El chalán es un puesto formal e informal en todo taller. Una figura que trasciende en el tiempo y probablemente sea de los términos más utilizados. El “Chalán” es un ayudante de taller, puede ser mecánico, eléctrico, hojalatero o pintor. Sin embargo, cualquiera que sea el giro del taller, es una constante que este personaje es nuevo en el ramo y está aprendiendo el oficio mediante la práctica en situaciones reales.

Selección

Un chalán o ayudante de taller no debe ser una persona escogida al azar. Si bien podemos caer en la tentación de traer a cualquiera que quiera aprender el oficio y pueda ayudarnos, no es recomendable. Es necesario considerar que esta persona debe contar con compromiso, ciertos conocimientos y tener disponibilidad de tiempo. No es alguien que vaya al taller cuando quiera, sino una persona con un cierto horario ya sea tiempo completo, los fines de semana, después de la escuela o cierto número de horas semanales.

Si bien puede ser un ayudante temporal (pariente de vacaciones, estudiante o becario) es necesario definir cuanto tiempo estará ayudando y plasmarlo de manera formal.

Es recomendable considerar opciones como becarios de carreras técnicas u otros similares, ya que cuentan con seguro de estudiante en caso de algún percance. Por otro lado, ofrecer un salario simbólico por hora es una buena práctica.

Capacitación

El chalán está ahí para aprender y ganarse poco a poco el puesto de técnico. No improvise. El ingreso de un chalán no es para que ayude en lo que pueda o en lo que vaya saliendo. Debe tener un plan para aprender lo necesario en el menor tiempo posible.

Algunas técnicas efectivas son:

Rotación

Determine un tiempo de estancia en cada departamento del taller. Una o dos semanas serán suficientes para que aprenda los procesos relacionados y tenga una visión general. Esto ayudará a que conozca a sus compañeros, identifique las necesidades de cada equipo y entienda el proceso general.

Tareas específicas

Defina tareas específicas para que realice de manera que aporte a las actividades y se familiarice con el proceso. Inspección de herramienta y equipo, revisión de formatos y su llenado, reparto de suministros y refacciones, búsqueda de información técnica, desarmado, balanceo, limpieza de piezas, entre otras, pueden ser de valor.

No olvide explicar todos los temas relacionados con seguridad dentro del taller, incluyendo equipo de protección (es necesario suministrarle equipo de protección personal y uniforme), comunicación, alarmas, rutas de evacuación, puntos de reunión, entre otros.

Pensamientos que no ayudan

Si bien la intención de algunos puede ser buena, algunas personas no estarán dispuestas a ayudar al nuevo integrante. En lo personal la indiferencia de las personas en el taller es lo más des motivante para cualquiera que se integre. Frases comunes que hemos escuchado son:

  • Yo así aprendí, que el aprenda igual
  • A mí nadie me enseñó, que el aprenda solo
  • Nada más estorba
  • No tengo tiempo de estarle enseñando
  • Qué vaya a la escuela a aprender, aquí viene a trabajar

Presentar al nuevo integrante y solicitar el apoyo de todo el equipo para su formación es clave para la capacitación.

Motívelo a quedarse

La capacitación de un chalán, al igual que con cualquier miembro del taller, es tiempo invertido, y el estar cambiando frecuentemente de aprendiz no es una buena inversión. Plantee un plan de desarrollo para él, negocie disponibilidad y salario para conservarlo y hacerlo crecer.

Un chalán puede convertirse en el futuro elemento clave del taller, no subestime su importancia. Selecciónelo, capacítelo y hágalo crecer para que sea un futuro especialista en el ramo. No hay nada mejor para el negocio que alguien que se haya formado dentro de su taller.

En Reevo diseñamos la estructura organizacional adecuada a las necesidades de su taller integrando organigrama, perfiles de puesto, planes de capacitación, entre otros. ¡Contáctenos!.

Reevo

¡Implemenando mejoras en empresas de servicio automotriz desde 2012!
Servicio de frenos
PREVIOUS POST
Mejora la comunicación con tu personal y con tus clientes
NEXT POST

Deja un comentario