Las marcas en el taller de servicio automotriz

Por Gustavo Huicochea Hernández. Reevo.

Todos reconocemos miles de marcas al día, algunas representan cualidades particulares como calidad, servicios de prestigio, felicidad, cuidado al medio ambiente, estatus u otras que han reflejado a lo largo de los años y les han ayudado a posicionarse de forma positiva o negativa en nuestra mente.

Una marca es una identificación comercial primordial y/o el conjunto de varios identificadores con los que se relaciona y ofrece un producto o servicio en el mercado. El taller como empresa, cuenta con una marca que lo identifica entre otros de la competencia, pero ¿qué pasa si la marca del taller es opacada por los productos que ofrecen?

En ocasiones los talleres se vuelven aliados comerciales de proveedores que les brindan algunos “beneficios” como pintura en la fachada del local, mantas, publicidad y activaciones de punto de venta, entre otras cosas las cuales parecieran no hacer ningún daño al taller. Si bien tener a un proveedor como aliado comercial para el taller tiene ventajas, debemos defender nuestro prestigio e independencia como profesionales evitando que la marca de los productos se posicione sobre la identidad del taller, ya que puede llegar a hacer que el taller solo se vea como un un distribuidor o punto de venta dejando de lado el valor agregado que buscamos desarrollar.

Las piezas que utilizan en diversos talleres pueden ser las mismas, sin embargo, lo que hace la diferencia es la identidad del taller, su huella digital que representa entre otras cosas:

  • Atención al cliente
  • Calidad de tu trabajo
  • Capacidad técnica
  • Profesionalismo
  • Servicio
  • Tiempo de respuesta
  • Entre otros.

Si bien una marca reconocida puede acercarse a tu negocio para querer posicionar su marca, existen ciertas restricciones que debes de considerar. Para las marcas, tu taller pasa a segundo término cuando únicamente buscan anunciarse en tu fachada y hacer de tu negocio un punto de distribución de sus productos. Esto no significa que no haya ventajas que podamos aprovechar, algunas de ellas son:

  • Artículos promocionales
  • Capacitación
  • Catálogos
  • Crédito
  • Información técnica
  • Mejores precios en la compra de insumos

Pero para sacar el máximo provecho de esto habrá que negociar un buen soporte manteniendo independencia y libertad para poder manejar otras marcas, las que el taller o el cliente prefiera ya que la recomendación de opciones es parte del valor agregado del taller.

El taller debe de buscar su propio posicionamiento y renombre ya que esto atraerá nuevos clientes y será referencia del negocio. No es lo mismo “El taller de la esquina que tiene anuncios de aceite” al taller de servicio automotriz “MonoBloc“.

Las alianzas con marcas de productos pueden ser benéficas para los talleres de servicio automotriz, ya sean boutiques, talleres mecánicos, de hojalatería y pintura u otros. Sin embargo, nunca debemos de permitir que la marca se posicione sobre el nombre del taller o los profesionales que en él trabajan. El renombre y reconocimiento del trabajo está en las manos de quienes ejecutan los servicios por lo que debemos defender ese reconocimiento y enaltecer la profesión evitando marcas ajenas en tarjetas de presentación, fachada u otros elementos de marketing.

¿Aún no tienes definida una identidad única para tu taller? ¿No tienes una marca registrada? ¿Estás en negociaciones con proveedores? ¡Contáctenos!.

Reevo

¡Implemenando mejoras en empresas de servicio automotriz desde 2012!
Escuela de manejo ¿para mí?
PREVIOUS POST
Juez y parte, los modelos de metas y recompensas que atentan contra el cliente
NEXT POST

Deja un comentario