KANBAN en el taller

Por Gustavo Huicochea Hernández. Reevo.

La gestión interna del taller se puede llevar a cabo de muchas maneras, y una de las herramientas más útiles para darle seguimiento, así como comunicar al equipo todo lo relacionado con las actividades, es la metodología KANBAN, por lo cual, te comparto el cómo apoyarte de esta metodología para dar seguimiento y mejorar los procesos dentro de tu taller.

¿Qué es KanBan?

Kanban es un sistema de apoyo visual para la gestión de procesos que consiste en la visualización de cada uno de los pasos que forman parte del proceso y tarjetas que se mueven a través de este. Este sistema tiene como finalidad administrar, comunicar y dar seguimiento a la información relevante para el proceso, así como identificar fácilmente cargas de trabajo y cuellos de botella que puedan poner en riesgo los tiempos de entrega del vehículo.

Si bien esta herramienta nos puede ayudar en procesos estratégicos y de apoyo, su mayor aporte es en el proceso principal. Dentro del proceso principal del taller existen ciertas fases en el proceso que conocemos como:

  • Recepción
  • Ingreso
  • Ejecución
  • Lavado y detallado
  • Entrega
  • Seguimiento

Cada uno de los vehículos que pasan a través de estas fases puede ser seguido por medio de KANBAN, administrando la información relevante de cada vehículo, asociando colores, documentos adjuntos, claves de servicio, entre otros.

Si bien esto se puede hacer con un tablero físico, las herramientas tecnológicas nos permiten ir más allá a través del uso de pantallas en el taller y el uso de aplicaciones especializadas como Trello.

Trello es una herramienta gratuita que permite tener diversos tableros en internet y poder compartirlos con otros usuarios, incluso, cuenta con una aplicación para el celular lo cual la hace bastante versátil.

Dentro de cada tablero se pueden añadir listas, en las cuales, se nombran las fases del proceso dentro del taller y en cada una de estas listas se incluyen tarjetas que representan los trabajos que están en cada fase.

Dentro de cada tarjeta podemos incluir un título, que, en este caso, llenamos con marca, modelo, placas y tipo de servicio, así como un color de etiqueta que corresponde a cada integrante del taller responsable de una fase del proceso.

Por otro lado, dentro de la tarjeta podemos incluir la orden de servicio escaneada o exportada de otra aplicación, descripción de cada fase, repuestos cargados a la orden de servicio, listas de verificación, comentarios, fecha prometida de entrega, entre otros.

Por último, si se desea, se puede compartir la tarjeta con el cliente para que reciba una notificación cada vez que la tarjeta es movida a otra fase y pueda consultar el avance de su vehículo.

En Reevo® utilizamos herramientas de gestión tanto gratuitas como de paga para el seguimiento de los procesos que diseñamos para el taller. ¡Contáctenos!.

Reevo

¡Implemenando mejoras en empresas de servicio automotriz desde 2012!
¿Cómo aprovechar los reportes de ventas de AMDA en la estrategia del taller?
PREVIOUS POST
Poka yokes en el taller de servicio automotriz
NEXT POST

Deja un comentario