Estrategias dinámicas para el taller

Por Gustavo Huicochea Hernández. Reevo.

En diversas ocasiones hemos escuchado que todo negocio requiere una estrategia que esté alineada a los objetivos y un plan de acción para llegar a los resultados deseados. Sin embargo, pocos nos hablan de las complicaciones que presentan las estrategias y es porque realmente son mucho más complicadas de los que parecen.

Una empresa, en este caso un taller, es un negocio con cierta dinámica. Funciona con un ritmo, rápido o lento, que cambia de circunstancias con cierta frecuencia. Clima, presupuesto, personal, costos, flujo de trabajo, tecnologías, entre otros. Lograr los objetivos es como querer encontrar la salida en un laberinto que se mueve continuamente. Por otro lado, existen amenazas externas como aquellos fantasmas del juego Pac-Man, que pueden presionar para moverte de donde estás y no siempre es hacia el lugar correcto.

Algunas cosas que podemos cambiar o donde podemos intervenir es el diseño, la ejecución o mejora de estrategias de marketing, compra de un nuevo equipo o herramienta, procesos, protocolos, formatos, sistemas de gestión, acuerdos con proveedores, entre otras. Sin embargo, cada acción que tomemos cambiará las circunstancias nuevamente pudiendo ser mejor o peor si lo hacemos sin un análisis correcto.

¿Cómo controlar el juego?

Cada acción que tomemos debe estar fundamentada en datos, tanto internos como externos. En caso de no contar con ellos habrá que generarlos o se estarán tomando acciones con un mayor riesgo.

El objetivo principal de cualquier taller es mantener la rentabilidad del negocio y cada acción que se tome debe aportar como mínimo a este objetivo, esto es común en cualquier tipo de taller ya sea mecánico, hojalatería y pintura o boutique. Por otro lado existen metas específicas como franquiciar, abrir nuevas sucursales, diversificar productos y servicios, entre otros. Y cada una de estos tiene una salida diferente.

Los tiempos

Si bien las acciones e interdependencias pueden ser algo genéricos, los tiempos de implementación son el mayor reto presente en la ejecución. ¿Cómo hacer que las acciones se implementen antes de que algo cambie? ¿Cómo sabremos si la decisión aún es válida?

Cada rubro tiene un ritmo de cambio y probabilidades de riesgo, algunos riesgos las podemos prever, para otros habrá que prepararse con medidas de contingencia y esperarlos. Si bien una estrategia de marketing puede ayudar prácticamente en cualquier momento, si esta avanza demasiado rápido y el taller no está preparado con procesos eficientes, el taller colapsará ante la carga de trabajo. Por otro lado, si el taller invierte en la mejora de procesos sin una estrategia de marketing adecuada, probablemente el retorno de inversión sea demasiado lento poniendo en riesgo su rentabilidad.

Cada taller presenta un contexto diferente y no es posible detallar una estrategia que funcione para todos, por lo que habrá que considerar los factores antes mencionados y basar las decisiones en datos. En ocasiones, la curva de aprendizaje es larga y se recomienda acudir a un consultor para cometer el mínimo de errores en cada etapa.

En Reevo contamos con servicios para la elaboración de estrategias para el taller de servicio automotriz bajo metodologías estructuradas y considerando los factores internos y externos. ¡Contáctenos!.

Reevo

¡Implemenando mejoras en empresas de servicio automotriz desde 2012!
Servicio a domicilio
PREVIOUS POST
Boletines impresos
NEXT POST

Deja un comentario