Estrategias de ahorro de energía

“Reducir, reutilizar, reciclar”

Cualquier negocio requiere de ciertos elementos para funcionar. Recursos que tienen un costo y que es necesario optimizar. El ahorro de energía es un tema de supervivencia en los negocios ya que el uso eficiente de este recurso impacta directamente en la rentabilidad del negocio, pudiendo incrementar las utilidades y generar ganancias que permitan una reinversión para sostener el crecimiento planeado.

Además de esto, el ahorro de energía nos ayuda a posicionarnos como una empresa consiente del medio ambiente y comprometida con su cuidado, lo cual, también tiene beneficios económicos que varían de acuerdo a la región.

Existen diversas soluciones para el ahorro de energía, desde lo administrativo hasta lo técnico, por lo cual, explicaremos algunas de ellas.

Instalación eléctrica.

La energía eléctrica prácticamente se relaciona con todos los tipos de energía que se utilizan en el taller. La energía hidráulica, neumática y calorífica depende en muchos casos de ella. La instalación eléctrica es el principal actor en el ahorro de energía debido a que un mal diseño de la instalación puede llegar a generar pérdidas y un gran consumo de energía. Algunas soluciones se centran en:

Solicita la revisión de tus instalaciones por un eléctrico profesional.

Temas como fallas a tierra, cargas parásitas, pérdidas por distancia, desbalance de cargas, incrementan la cuota mensual. La instalación eléctrica debe estar bien diseñada y cumplir con los requisitos mínimos de la NOM-001-SEDE-2012

Motores eléctricos

En el taller se cuenta con diversas funciones para motores eléctricos debido a que forman parte de sistemas como pueden ser hidroneumáticos, compresores de aire, bombas, ventiladores, entre otros. Los picos que generan los motores eléctricos al arranque son causa de consumos altos de energía debido a que el sistema mide el nivel más alto en un periodo de tiempo y lo usa para el cobro. Algunas soluciones se centran en:

Utilizar equipos con certificación de bajo consumo de energía (refrigeradores, parrillas eléctricas, aires acondicionados, bombas, etc.) por otro lado, los equipos con batería o bancos de baterías minimizan estos picos de consumo y estabilizan las mediciones.

Otras soluciones complementarias:

Inspeccionar en busca de fugas de aire y agua en las líneas. Esto evitará que las bombas y compresores arranquen y paren más de lo necesario. Mantener los motores lubricados, balanceados y alineados. Esto evitará que los sistemas consuman más energía de la que deben para su operación.

Aire acondicionado

El aire acondicionado es un sistema de confort que debe ser considerado bajo ciertas políticas para evitar un uso desmedido debido a que es uno de los grandes consumidores de energía. Algunas soluciones se centran en:

Definir temperaturas de confort

El definir claramente la temperatura a la cual debe de ser encendido en modo enfriar y la temperatura ergonómicamente confortable del aire garantiza que sea utilizado únicamente cuando sea necesario.

Seleccionar un equipo adecuado

La selección del equipo tendrá que ser conforme a las necesidades del área a acondicionar considerando si se requiere solo frío o calor y frío. También deberá considerarse la capacidad en BTU´s, si es un equipo con certificación de ahorro de energía o si tiene funciones como regulación de temperatura y humedad, entre otros. Esta selección hará que el equipo trabaje de manera adecuada consumiendo únicamente la energía necesaria sin forzarse al querer mantener una temperatura en un volumen demasiado grande o queriendo lograr condiciones para las cuales no está diseñado.

Otras soluciones complementarias:

Seleccionar adecuadamente la ubicación del aire acondicionado, mantener las habitaciones climatizadas con las puertas y ventanas cerradas, mantener el aislamiento de puertas y ventanas en buen estado, mantener las áreas con el mínimo de obstáculos para un buen flujo de aire y dar un mantenimiento correcto a los filtros para mantener el aire acondicionado eficiente.

Aire comprimido

“El aire que si cuesta”

La generación de aire es otro gran consumidor de energía. Es común ir al taller y escuchar esos silbidos de aire en alguna manguera o tubería al igual que el arranque y paro constante del compresor. Algunas soluciones se centran en:

Políticas para el uso de aire

El uso del aire comprimido debe ser únicamente para el uso de equipo y herramientas neumáticas. El sopleteado y otros usos deberán ser restringidos para evitar un gasto innecesario.

Seleccionar un compresor de capacidad adecuada

Existen diversos tipos de compresores que pueden generar un volumen de aire muy grande o que cuentan con tanques de gran capacidad. La selección correcta del compresor hará que tenga que arrancar en menos ocasiones.

Otras soluciones complementarias:

Inspección de fugas en las líneas de aire, herramienta neumática lubricada y en buen estado, mantenimiento correcto al compresor (purga de agua y lubricación), inspección al compresor (clavijas, arrancador automático, etc.).

Sistema de agua

El sistema de agua potable toma relevancia dependiendo del consumo e instalaciones del taller, en algunos casos, se cuenta con servicios de regaderas, lavado de autos y otros grandes consumidores, los cuales, deben ser regulados de manera eficiente. Algunos puntos a considerar son:

Uso del agua caliente

En caso de contar agua caliente es importante establecer una política de uso de agua caliente y tiempo para uso de regaderas. Esto disminuirá el gasto innecesario tanto de agua como de gas.

Hidroneumático

En los casos donde la presión es insuficiente es necesario utilizar un sistema hidroneumático para absorber las variaciones en la demanda de agua y mantener la presión. En estos equipos se requiere verificar el volumen de los tanques y la demanda de la red para evitar que encienda constantemente, ya que en caso de hacerlo, el consumo eléctrico será un problema.

Calderas

Drenar las líneas y verificar los mantenimientos dará un mejor rendimiento del gas y el aprovechamiento del agua caliente será mejor.

Otras soluciones complementarias:

Inspección de fugas, regaderas ahorradoras, tratadora de agua, llaves de agua automáticas, inodoros de bajo consumo, mingitorio seco, limpieza en seco, calentadores solares, etc.

Alumbrado

Es necesario mantener todas las instalaciones iluminadas natural o artificialmente por cuestiones de seguridad e imagen, sin embargo, es preferible la luz natural. Algunas soluciones se centran en:

Aprovechar la luz del día

Las soluciones para el ahorro de energía vienen desde la etapa del diseño del taller, aprovechando la luz natural del exterior  con  la orientación de ventanas y tragaluces y en la planeación del trabajo, para laborar en horarios en que la iluminación natural sea suficiente o cubra la mayor parte de las necesidades. Alinear las jornadas de trabajo con la luz del día tiene además beneficios a la salud ya que la gente está más atenta, disminuye el número de accidentes y se gasta el mínimo de energía eléctrica.

Iluminación artificial

En el caso de ciertas áreas donde el ingreso de luz sea complicada existen opciones como son sistemas de iluminación LED, paneles de luz, entre otros. Si bien la inversión inicial puede ser costosa, es importante ir cambiando a este tipo de iluminación que consume hasta un 3% de lo que pudiera consumir un foco incandescente.

Otras soluciones complementarias:

Plafones que distribuyan de una manera óptima la luz donde se requiere, sensores de movimiento en zonas poco utilizadas y luminaria portátil.

Tiempos y movimientos

“La energía física también”

Así es, la energía de los trabajadores debe ser conservada para utilizarse lo mejor posible en actividades que agreguen valor al negocio, evitando el cansancio físico y mental para un mejor rendimiento. Reducir tiempos y movimientos permite que los trabajadores pierdan el mínimo de tiempo en cosas que alguien más puede hacer o simplemente se pueden evitar ya que no tienen razón de ser y que ellos se centren en lo que mejor hacen. Algunas soluciones se centran en:

Diseño del taller

El diseño del taller debe estar pensado conforme a las actividades que se realizan en su interior y requiriendo el mínimo de traslados para llevarlos a cabo. Es importante considerar en cada área de trabajo todo lo necesario y en caso de no ser posible, idear herramientas que faciliten el contar con los insumos lo de la manera más fácil. Ej. Tomas de corriente, refacciones, equipo colectivo, agua potable, etc.

Procesos

La estandarización de procesos aporta al ahorro de energía ayudando a que las actividades se hagan de la mejor manera conocida, usando la herramienta correcta y haciéndolo de la manera correcta, lo cual, ahorra tiempo y esfuerzo de quien la ejecuta evitando re trabajo.

Ayudas visuales

La información visible y en el lugar donde se necesita. Tablas de torques, tolerancias, ajustes, diagramas, etc.

Tecnología

La tecnología es un gran aliado en el ahorro de energía, desde el software de información técnica, gestión, y comunicación, hasta la herramienta especializada (multímetro, osciloscopio, escáner, etc.) que ahorrará tiempo de diagnóstico evitando desarmar innecesariamente.

Otras soluciones complementarias:

Diseñar las actividades para que una persona haga el mínimo de traslados y se centre en resolver los verdaderos problemas, priorizar las actividades administrativas, usar la tecnología para mejorar la comunicación, definir roles y responsabilidades.

En Reevo te asesoramos en la selección de equipos y herramientas así como en la mejora continua para un menor consumo de energía. ¡Contáctenos!.

Reevo

¡Implemenando mejoras en empresas de servicio automotriz desde 2012!
Seguro para el taller
PREVIOUS POST
Piezas originales o de recambio
NEXT POST

Deja un comentario