Cambio de anticongelante

Cambio de anticongelante

Por Gustavo Huicochea Hernández. Reevo.

El líquido anticongelante tiene la función de mantener la temperatura de los motores de combustión interna en los rangos de diseño, tomando el calor excedente de la máquina que es generado por la combustión y llevándolo al radiador para disiparlo en el aire. Además, actúa frente a la corrosión y oxidación de las piezas que provoca el agua, lubricando y protegiendo, así como limpiando todos los componentes internos. Esto significa, por tanto, que el líquido anticongelante previene el deterioro prematuro de las piezas, y los consiguientes problemas a los que puede dar lugar.

Generalmente se recomienda vigilar el nivel cada 10,000 Km y cambiar cada 30,000 Km, sin embargo, esta frecuencia depende del tipo de anticongelante utilizado. Por lo que, si logramos transmitir al cliente los beneficios que tiene utilizar un anticongelante de calidad, podremos generar mayores ingresos al taller ganando su confianza y preferencia.

El calentamiento excesivo en épocas de calor o en tráfico intenso generará daños irreversibles, ya sea en algunas partes del motor o en todo el motor. Por eso es recomendable cambiar periódicamente el anticongelante, así como vigilar el nivel adecuado del mismo y además revisar periódicamente los demás componentes del sistema de enfriamiento. Es necesario revisar el sistema inmediatamente si presenta algunos síntomas cómo:

  • Algún testigo encendido en el tablero referente a alta temperatura del motor o nivel bajo de líquido refrigerante
  • Temperatura del motor mayor a los 110 °C
  • Fuga evidente de anticongelante

¿En qué consiste un servicio de cambio de anticongelante?

Durante un servicio de cambio de anticongelante se drena totalmente el sistema y se inspeccionan los componentes como:

  • Abrazaderas
  • Bandas
  • Bomba de agua
  • Concentración y/o densidad
  • Fugas del refrigerante
  • Mangueras
  • Radiador
  • Termostato

Para hacer una limpieza con un producto especial y rellenar con el anticongelante recomendado por el fabricante del vehículo.

Existen cuatro tipos de refrigerante en el mercado, podemos considerar al anticongelante orgánico de color naranja fluorescente el cual se recomienda cambiar cada 60,000 km o dos años, el anticongelante clásico o inorgánico de color verde el cual se recomienda cambiar cada 30,000 km o un año. Por otro lado, están ingresando al mercado líquidos refrigerantes híbridos que se dice pueden ser cambiados cada 5 años y unos llamados universales que tienen la cualidad de que no tienen problemas al mezclarse con cualquiera de los anteriores. Por último, se recomienda utilizar anticongelantes ya diluidos, ya que la calidad del agua con la que se mezclan los concentrados ingresa sales en el sistema, que terminarán obstruyéndolo y generando problemas.

¿Cómo venderlo?

La persona que venderá este servicio debe transmitir su importancia, concientizando al cliente de los riesgos que representa hacer caso omiso a las recomendaciones, lo cual, podría generar un daño permanente al motor y haciendo notar los beneficios que obtendrá como:

  • Proteger todos los componentes del sistema
  • Prevenir calentamiento excesivo en climas extremos o en tráfico pesado
  • Prevenir la oxidación y corrosión en el motor y radiador
  • Corregir fugas de anticongelante
  • Evitar reparaciones costosas

Si bien, el cliente puede pedir anticongelantes económicos, es necesario seguir la recomendación del fabricante y hacerle notar los riesgos que representan como menor protección al motor, generación de sales en el sistema e incompatibilidad con el mismo.

Valor agregado

El tipo de anticongelante utilizado debe ser registrado en nuestra base de datos y mencionado al cliente, para evitar incompatibilidad en caso de requerir un relleno a mediano plazo. De igual manera, la evidencia fotográfica durante la inspección hará sentir mayor confianza al cliente si se requiere remplazar algún componente.

Sobreventa y venta cruzada

Habiendo concientizado al cliente de la importancia del sistema de refrigeración, las consecuencias que un sistema dañado podría generar y la relación que tiene la calidad del refrigerante con la frecuencia de cambio y la duración de otros componentes, podemos ofrecerle productos de mejor calidad que garantizarán nuestro trabajo y su satisfacción, lo cual representa, más ingresos para la empresa. Además de esto, podemos ofrecer una botella adicional para que la tenga disponible si lo requiriera.

ENCUESTA
¿Conoces y recomiendas los distintos tipos de anticongelante a tus clientes? Participa AQUÍ.

En Reevo desarrollamos estrategias para mejorar las ventas en tu empresa identificando la forma en que se promueve actualmente el producto o servicio y generando material adicional para promover la venta. Contáctenos.

Reevo

¡Implemenando mejoras en empresas de servicio automotriz desde 2012!
Alineación
Alineación y balanceo
PREVIOUS POST
Encerado
Pulido y encerado
NEXT POST

Deja un comentario